El poder de las acciones pequeñas

Ayer, en mi dosis masoquista de comparaciones en Instagram, me tope un mensaje que compartió mi prima y que justo me llega alineado a algo que necesitaba entender:

“¿Cuál es mi propósito en la vida?” – pregunté al vacío

“¿Y si te dijera que lo cumpliste cuando te tomaste una hora extra para hablar con ese chico sobre su vida?” dijo la voz

“¿O cuando pagaste por esa joven pareja en el restaurante? ¿O cuando salvaste a ese perro en el tráfico? ¿O cuando ataste los zapatos de tu padre para él?”

“Tu problema es que compras tu propósito de vida con tus logros. El universo no está interesado en tus logros … solo en tu corazón. Cuando eliges actuar por amabilidad, compasión y amor, ya estás alineado con tu verdadero propósito.

¡No hay necesidad de buscar más!”

Me cayó como anillo al dedo leer esto; el estrés y ansiedad que he estado sintiendo últimamente es justo por esto. Me he pasado horas preguntándome ¿Qué he logrado en estos 27 años? ¿A dónde voy? ¿Cuál es mi propósito en esta vida? que a veces todos estos cuestionamientos que nos hacemos pueden resultar demasiado abrumantes y más en una sociedad en donde la comparación con otras personas esta a una aplicación de distancia.

Leyendo estas palabras me di cuenta que, perdida en la ansiedad del futuro, no estaba viendo que toda acción sincera y buena que alguna vez he hecho por otra persona es parte de mi propósito, por que tal vez ayudé a alguien más a cumplir el suyo y al final todos los propósitos individuales se juntan en uno colectivo.

Me di cuenta de que mi ego me estaba cegando y que el no tener logro propios cuantificables (según mi criterio), me estaba haciendo caer en una nube negra de ansiedad y autocrítica, cuando cada acción positiva que hago en mi trabajo, con mis amigos y familia y que aporta a su bienestar, también aporta al bienestar colectivo.

Así que no te abrumes si aún no tienes logros que puedas compartir en redes sociales, no te estreses si te sientes perdido; en cambio, siéntate, cierra a tus ojos, y recuerda que tienes una brújula 24/7 en tu pecho. Escucha a tu corazón con sinceridad, y cada día que pasa y en donde estes, actúa con compasión y empatía. Esas pequeñas acciones motivadas por amor sincero son la energía que este mundo necesita para hacerlo un poquito mejor, y créeme que aportan más de lo que te puedes imaginar.

No te menosprecies y no menosprecies lo que una acción motivada por amor puede llegar aportar a este planeta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s